Hábitos nutritivos para una alimentación balanceada

Publicado por Artemisa en

Puede ser a diario que nos decimos,  “desde hoy voy a comer mas saludable y voy a hacer dieta”.

Debemos concientizarnos de que no se trata de probar dietas extremas e inclusive peligrosas, ya que las consecuencias de una mala nutrición no son solo el sobrepeso y los problemas de imagen de las personas, la cuestión es mucho más de fondo que de forma. No obstante, una alimentación saludable y balanceada nos garantiza además de una óptima salud,  un cuerpo armonioso.

 

Como primera medida, es conocido que las frutas y verduras benefician la salud y previenen dolencias, pero, ¿por qué no las consumimos como debemos? ¿Qué esperamos para incluirlas en nuestra alimentación cotidiana? Ir remplazando poco a poco las comidas rápidas, los alimentos menos convenientes y los productos refinados.

 

A continuación se presentan diez sencillos puntos para cambiar poco a poco los hábitos nutricionales que no convienen a nuestro cuerpo por otros que garanticen salud y bienestar:

 

  1. Remplazar poco a poco. Se deben ir cambiando las comidas rápidas, los alimentos menos convenientes y los productos refinados, por frutas y verduras en general, sin centrarse en ninguna especial.

 

  1. Dieta mediterránea. Se trata de agregar verduras que van desde el brócoli, el poro o puerro y el apio, hasta las coles de Bruselas y el col morada, y gran variedad de productos vegetales.

 

  1. Tener cuidado con las frutas más dulces. En cuanto a frutas, son buenas todas, aunque conviene consumir con moderación las más dulces, como uvas, melón o banano, debido a que además de causar fácilmente la indigestión, pueden contribuir a ocasionar sobrepeso.

 

  1. Consumir tres raciones de frutas al día. Acostumbrarse a tomar un vaso de jugo al levantarse y comer dos raciones de fruta (Manzana, Kiwi, naranja): una a media mañana, y otra a media tarde, acompañado de almendras, maní u otros frutos secos.

 

  1. Permitirse algunos antojos pero sólo en el desayuno. Con el desayuno se pueden consumir mermeladas de frutas del bosque como arándanos, moras y frambuesas que están elaboradas con fructosa. Además, algunas frutas secas como dátiles y pasas, acompañado de granolas y cereales.

 

  1. Incluir en la comida una ensalada. No deben faltar en ella los vegetales variados y abundantes como berenjenas, espinacas o alcachofas.

 

  1. Sustituir las carnes por proteínas vegetales. Cambiar la carne por frijoles que tienen un buen contenido proteínico y de carbohidratos de absorción lenta, e incorporar una sopa o puré de verduras, acompañada de pan integral.

 

  1. Comida completa y balanceada. Con relación al punto anterior y para quienes definitivamente no pretenden dejar de consumir proteína animal, se recomienda consumir por ejemplo entre 100 o 200 gramos de carne o pescado, y complementarlos con una buena cantidad de verduras asadas como tomates, berenjenas o pimientos, o una ensalada cruda.

 

  1. ¿Qué frutas y verduras elegir? No hay fruta o verdura mejor una que otra; lo importante es comenzar a incorporar a la alimentación vegetales lo más variados y abundantes posibles. Son recomendables las coles y espinacas, como peras y manzanas, que aportan más fibra y son ricas en minerales, vitaminas, antioxidantes, flavonoides y otras sustancias protectoras.

 

  1. Una pregunta frecuente. ¿Vegetales crudos o cocidos? Aunque los crudos pueden ser algo más benéficos que los cocidos, lo importante es consumir la suficiente cantidad, preferiblemente frescos.

La entrada Hábitos nutritivos para una alimentación balanceada aparece primero en ARTEMISA.


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →